Dolor en el arco del pie

(9)

El arco del pie se usa constantemente en algunos deportes (running, marcha activa con impulsos,...), por lo que a veces pueden producirse lesiones.

¿Qué es el arco del pie?

El arco del pie se conoce también como aponeurosis plantar o fascia plantar.Está formado por fibras espesas de colágeno mal vascularizadas que forman una membrana que une el talón con la parte delantera del pie y los dedos.

Esta membrana plantar sujeta el arco plantar y le proporciona tensión y forma. Le da la forma anatómica al pie: plano, cavo o normal.

El arco del pie trabaja en cada pisada que hacemos y se tensa con la fuerza de los músculos existentes desde los gemelos hasta los dedos.Por esta razón desempeña un papel importante en el running y en la marcha rápida.

La fascitis plantar es una inflamación del arco del pie. Se da sobre todo en los deportistas que practican una actividad de impulso o de impacto fuerte (deportes de salto, running) o con cambios de dirección. Consiste en una deformación del pie de tipo plano o cavo y conlleva problemas con el calzado.

Repaso de la biomecánica

El paso o la pisada empieza con el talón en contacto con el suelo, que absorbe las limitaciones relacionadas con el peso del cuerpo para preparar la fase de impulso, que transfiere la energía motriz a la parte delantera del pie en tres fases:    

1-La amortiguación:

La fase de amortiguación empieza con el talón en contacto con el suelo y termina cuando la proyección vertical del centro de gravedad coincide con la vertical de apoyo.  

2-El apoyo:

corresponde al momento en que el centro de gravedad está en vertical respecto al apoyo en el suelo.  

3-El impulso:

es la última fase. El impulso empieza cuando termina el apoyo y el pie empieza a dejar de tocar el suelo.

La molestia que se siente o signo clínico

La fascitis plantar  es una inflamación dolorosa del arco del pie. La membrana del puente es sometida a muchas tensiones durante el esfuerzo. Va perdiendo elasticidad, cada vez se vuelve más fibrosa y menos resistente a los microtraumatismos. Por esto se inflama e incluso puede llegar a desgarrarse.

Aviso característico: el dolor

Característica del dolor

  • Dolor del talón en reposo, a menudo por el lado interior, y al levantarte, pero desaparece al empezar a andar. 

  • Dolor cada vez más agudo cuando caminas hasta que no puedes andar más.

  • Dolor cuando te tocas el talón justo en el punto en que se unen el arco del puente y el calcáneo.

  • Sensación de tener «un alfiler en la parte interior del pie» o crujidos sin que puedas mover el pie o los dedos.

  • Importante: si sufres desgarro y dolor, podemos estar ante un caso de tumefacción y equimosis.

La confirmación del diagnóstico médico

Tras haber realizado un examen clínico, el  médico decide hacer una ecografía y una radiografía en busca de una posible calcificación del «espolón» o «espina» calcárea o de una excrecencia ósea.

El IRM es un buen método para confirmar un diagnóstico: muestra tanto el aumento del grosor de la membrana como su rotura.

La gammagrafía ósea también puede ayudar a precisar los elementos del diagnóstico.

Las principales causas son:

  • Trastornos de la estática plantar: pies planos, cavos, pie pronador o supinador
  • Espina calcárea con o sin bursitis
  • Traumatismo local por impacto
  • Enfermedad reumática con inflamación
  • Sobreentrenamiento o un mal gesto técnico
  • Falta de ejercicios de estiramientos
  • Suelo duro o variación frecuente del tipo de superficies
  • Práctica deportiva (salto, carreras, subirse a una tabla)
  • Sobrepeso
  • Desgaste del calzado o poca amortiguación
  • Uso de algunos antibióticos u otros medicamentos
  • Problemas dentales agudos o crónicos

Tratamiento médico y manual

Reposo deportivo y también descarga (uso de muletas) en las actividades de la vida cotidiana.

Tratamiento ortopédico, con yeso si es necesario, y andar con calzado específico para yeso.

Aplicar hielo dos o tres veces al día con cuidado de no ocasionar quemaduras locales.

Llevar plantillas ortopédicas adaptadas y fabricadas por un podólogo deportivo. También se pueden usar unas plantillas antiimpacto con talonera.

Antiinflamatorios o tratamientos homeopáticos al principio del tratamiento.

Masaje con bálsamos, aceites esenciales o talco.

Masaje transverso profundo (MTP).

Acupuntura, mesoterapia, etc.

Infiltraciones moderadas realizadas por un especialista.

Quinesioterapia y electroterapia con ultrasonidos o iontoforesis.

Ondas de choque extracorpóreas. Atención: esta técnica puede ser dolorosa. Debe ser evaluada con precisión por tu quinesioterapeuta.

Estiramientos y movilización del pie y de los dedos.

Conclusión

El arco del pie es menos elástico que la mayoría de los otros tendones de nuestro cuerpo, pero desempeña un papel mecánico importante.Su uso constante en la práctica deportiva puede producir una dolorosa inflamación que debe tratarse para evitar el riesgo de desgarro, lo que podría ocasionar una incapacitación del movimiento de larga duración.La mejor prevención es el uso de un buen calzado, una buen técnica, realizar ejercicios de estiramientos, hidratarse de forma adecuada y evitar el sobrepeso.

 

Docteur Patrick Bacquaert

Médecin chef de l'IRBMS

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
IR ARRIBA